Teatro de Sombras por Alex Rubio

Asíntotas

A París, amada anfitriona de locuras luminosas. Que cierren tus heridas, no tus puertas.

Me despido de Jean sobre el Boulevard de Rouchechouart. Pobre hombre, es todo agitación bajo el peso de su contrabajo, tan grande o más que él, y aún deberá caminar un buen tramo.

Viendo a mi amigo me alegro de ser pianista. A unas cuantas calles me espera el único piano que hay en Montmartre , excepcionalmente autorizado por el comisionado de la policía a Monsieur Salis y – sobre todo – al Chat Noir y su excéntrica concurrencia. París ama a sus poetas y ellos le corresponden literal y literariamente con locura.

Por razones diferentes, yo también camino agitado. Sucedió ayer ya entrada la noche. Mis recuerdos, sin embargo, no tienen más consistencia que las alucinaciones que provoca el ajenjo, visitas del hada verde.

Había sido una noche apoteótica en el Chat Noir. En…

Ver la entrada original 849 palabras más

Acerca de alexphilias

Curioso, indagador, indeciso vocacional pero siempre pensando, viviendo y vibrando en torno al acto de la comunicación, ese laberinto.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s